Autoshows

Audi AI:ME, prototipo compacto del futuro

Visión de un vehículo urbano autónomo para el futuro.

Audi AI:ME, prototipo compacto del futuro

 continúa desarrollando conceptos que visualizan la movilidad del futuro. Ahora, le toca el turno al prototipo AI:ME, que por dimensiones compactas, un interior futurista y espacioso, y capacidad para desplazarse con conducción autónoma de nivel 4 se convierte en el auto ideal para las ciudades.

Si bien la carrocería -4.3 metros- de este vehículo es sumamente compacta, el espacio interior es bien aprovechado debido a que cuenta con una distancia entre ejes de más de 2.7 metros y una altura de 1.5 metros. Esto hace que la cabina tenga un volumen superior al de un auto más grande.

Además de esta habitabilidad, este Audi AI:ME ofrece una gran versatilidad y confort, debido a que dispone de distintas configuraciones para los asientos y espacios de carga Aunque solo los asientos individuales delanteros se usarán en la mayoría de los trayectos, el concept tiene espacio para alojar hasta a cuatro ocupantes en las dos filas, si fuera necesario.

Esta configuración de los asientos se debe principalmente a que el auto puede moverse sin conductor, esto por la adopción de la conducción autónoma de nivel 4, el segundo nivel más alto en la escala internacional. Aunque los sistemas con nivel 4 no requieren ninguna intervención por parte del conductor, su función se limita a zonas específicas, como autopistas o áreas en el interior de las ciudades adecuadamente equipadas para ello, por tanto, está equipado con el tradicional volante y pedales.

Otra de la particularidades de este vehículo, es que los sistemas de comunicación e interacción, se maneja mediante seguimiento de los ojos, órdenes vocales y campos sensibles al tacto en los paneles de las puertas. Por ejemplo, la iluminación se activa solo al acercarse a ellos y guía la mirada del usuario hacia las superficies funcionales. Hay un monitor OLED multifuncional y tridimensional que se extiende bajo el parabrisas a toda su anchura, que se utiliza primeramente en el diálogo con el control mediante la vista. Por su parte, los menús de función terminológicamente codificados, por ejemplo, los de navegación o infotainment, se pueden activar con la mirada y desplegarse en sucesivos niveles que se mueven desde un segundo plano hacia una imagen nítida en el monitor 3D.

Igualmente, existen visores de realidad virtual en el vehículo, para los contenidos del sistema de infotainment. Convierten la navegación en Internet, las películas e incluso los juegos interactivos en una fascinante experiencia para los pasajeros. Por si fuera poco, también contiene plantas reales para dar sensación de proximidad con la naturaleza y, al mismo tiempo, ayuda a mejorar la calidad del aire en el auto.

Con toda esta tecnología no podía esperarse más que la movilidad fuera 100 ciento eléctrica. Así, el Audi AI:ME porta una batería con una capacidad de 65 kWh que alimenta un motor síncrono de imanes permanentes, capaz de generar 125 kW (170 hp).

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos