Tecnología

Mercedes-Benz se inspira en la película Avatar para imaginar el futuro

El mundo orgánico e interconectado de la cinta aporta ideas a los alemanes de hacia dónde se orientaría el sector automotor.

Mercedes-Benz se inspira en la película Avatar para imaginar el futuro

En el 2154, los humanos habremos agotado todos los recursos naturales de nuestro planeta y, obviamente, no queda más remedio que ir a otros lugares en búsqueda de recursos, como la tierra de los Na'vi, una raza de humanoides pensantes que miden tres metros de altura, quienes viven en paz y armonía con su naturaleza, algo que nosotros, claramente no hicimos.

Sí, se trata del argumento de Avatar, la famosa película de James Cameron que revolucionó el cine, no tanto por su trama, sino por los efectos especiales y tecnológicos empleados en la producción, así como por el variado mundo creado para sustentar la historia.

Dicha historia es la que ha motivado a la gente de Mercedes-Benz, quienes en colaboración con la franquicia Avatar, presentan en el CES 2020 al Vision AVTR, que se pronuncia como "Avatar", pero que además es un acrónimo para "Advance Vehicle TRansformation".

La idea es evocar esta sensación de conexión orgánica que había en el mundo de Pandora, pero entre los humanos y la tecnología; aunque, claro, sin controles ni volante. Desde esa perspectiva, las puertas transparentes borran las barreras entre el interior y el exterior, la misma misión cumple la fibra óptica que ilumina todo el auto, como si fuesen las plantas brillantes del mundo cinematográfico.

En la parte externa del techo y la zaga, 33 lamas abren y cierran, emulando a la vez ductos de ventilación, flaps aerodinámicos y hasta celdas solares. Hablando de energía, el fabricante señala que la batería de este auto es completamente reciclable y hasta “compostable”, gracias a que utiliza químicos orgánicos.

Otra particularidad del Vision AVTR es que sus ruedas están diseñadas para que el auto pueda desplazarse de costado o en diagonal, al mejor estilo de un cangrejo.

Regresemos al habitáculo, porque es allí donde ocurre toda la magia del AVTR. Por ejemplo, la consola muestra tres maravillas naturales con las que puedes interactuar, a modo de demostración. Incluso, graficándote cosas como campos biomagnéticos o luz ultravioleta. Los controles son gestuales, aunque, claro, hay una perilla oculta que permite seleccionar algunos modos de manejo, junto con menús tridimensionales.

Otro detalle inédito de este Mercedes-Benz, es que los asientos, la climatización y el sistema de audio son reactivos frente a lo que sucede en el exterior, como el canto de un ave o el sonido de un cauce de agua, que se magnifican sensorialmente para ampliar la experiencia. Si viajas en familia, el auto lo sabrá y podrás monitorear fácilmente lo que hacen los pequeños en la silla posterior. Hablando de asientos, es preciso decir que están tapizados en microfibra vegana (microfibra sintética hecha a partir de textiles reciclables); por su parte, el piso está revestido con madera de ratán (Calameae); si, la misma fibra vegetal con la que se hacen muebles en diferentes zonas cálidas de Colombia.

La verdad, las palabras sobran. El Vision AVTR es un modelo conceptual 100% visual y que mejor que las fotos para hacerse una idea de lo que es. En realidad, es lo más raro y futurista que le hemos visto a Mercedes-Benz. 

Jorge Beher recomienda

Cuéntanos que opinas