Test drive

Dodge Journey 2012 a prueba

Un producto versátil, bien equipado y produce en México.

Dodge Journey 2012 a prueba

Antecedentes

Dodge Journey es un Crossover desarrollado bajo la plataforma del Dodge Avenger y más emparentado con la extinta Chrysler Pacífica. Desde su introducción en 2008, ha recibido un par de actualizaciones estéticas y en el interior, pero gracias a su gran comodidad y practicidad se ha ganado el corazón de muchos clientes a nivel nacional e internacional colocándola como una de las preferidas del segmento. En países de Europa y Sudamérica se comercializa bajo el nombre Freemont y la marca FIAT.

Dodge Journey R/T 2012

Características técnicas y mecánicas

Dodge Journey 2012 está disponible con dos motorizaciones: un cuatro cilindros 2.4L de 172 Hp y 166 Lb-pie y el más grande y potente Pentastar V6 de 3.6L de 283 Hp y 260 Lb-pie. La transmisión para el primero es automática de cuatro velocidades mientras que para el V6 es de seis, ambas con Autostick (modo manual en la palanca).

Los frenos son de disco tanto adelante como atrás y la suspensión es independiente para las cuatro ruedas. Además cuenta con ABS, control de tracción y distribución electrónica de frenado.

 

Confort

En cuanto a practicidad, la Dodge Journey debe de ser uno de los productos más innovadores disponibles en el mercado. Cuenta con todo lo que una familia puede pedir, fuera de lo que ofrece una Minivan por un precio menor. Desde el autoasiento para niños en la segunda fila, los asientos extras que se esconden bajo la cajuela y que pueden acomodar a otros dos infantes, los espacios para guardar cosas –inclusive existe uno debajo del asiento del copiloto, el sistema de entretenimiento para las plazas traseras, etc. Todo está pensado para facilitarles la vida a los papás en un viaje largo o en el uso diario.

Después está el sistema UConnect II que integra una pantalla táctil el centro del tablero desde la cual se controla todo lo que tiene que ver con la música y entretenimiento, el control de clima automático, la navegación, la cámara de reversa y la conectividad con el teléfono celular mediante Bluetooth. Por si fuera poco, también se controla mediante comandos de voz para no distraer la vista del camino.

Los plásticos del interior no son de la mejor calidad posible, pero tampoco dejan una sensación de “coche barato”, así que cumple bastante bien. El ensamble se siente robusto y aunque de repente se escuchan algunos ruidos de cosas sueltas, todo lo que tocas y se mueve da la impresión de estar hecho a prueba de niños.

 

Manejo

En esta ocasión manejamos la versión con el motor V6, el más potente de la gama y aquella con look exterior más deportivo, la R/T. La respuesta del acelerador resulta muy agradable, tanto en ciudad como en carretera responde muy bien además de que la transmisión automática de seis relaciones está muy bien escalonada para trabajar con este motor y realiza los cambios de manera suave y rápida.

Si se opta por el modo manual de la transmisión, se puede exprimir todavía más la potencia del motor y para ser una caja automática convencional, los cambios los hace según se le indique y también muy rápidos.

A pesar de todo esto, sí se siente un poco pesada (pesa 2,483 Kg) algo que se nota al tomar las curvas rápido y sobre todo cuando hay que cargar combustible.

 

Conclusión

La Dodge Journey puede tener ya algunos años en el mercado, pero gracias a las pequeñas actualizaciones que le han realizado se mantiene vigente con el resto de la competencia. Su gran atractivo es la practicidad y versatilidad que ofrece a los clientes. Sin duda esta será una gran compra hoy en día y todavía por algunos años más hasta que sea actualice por completo.

 

Agradecemos a Centro Dinámico Pegaso por las facilidades otorgadas para la realización de este artículo

Centro Dinámico Pegaso

Facebook/Centro Dinámico Pegaso

Twitter: @CDinamicoPegaso

Dodge Journey 2012 a prueba

¿Qué opinas? Cuéntanos