Carros que no pasan de moda
17/11/2018 Salón del Automóvil

Carros que no pasan de moda

Toyota FJ, Hyundai Santa Fe, Explorer, Murano, Fiat 500x y Jimny hacen parte de la prestigiosa lista que vehículos que se mantienen vigentes en el mercado y conservan sus atractivos frente a las nuevas propuestas. Todos están presentes en el Salón Internacional del Automóvil que finaliza mañana.

Cambian de ‘vestido’ pero no de nombre. Se reinventan y exhiben sus mejores atributos para mantenerse activos en el mercado. “Son carros que perduran y trascienden” dicen algunas personas de los equipos comerciales del Salón del Automóvil de Bogotá, mientras invitan a las familias a visitar los 23 pabellones que exhiben una amplia oferta de vehículos, en 54.000 metros cuadrados.

Una Toyota FJ Cruiser amarilla, con techo blanco, bomper negro y estribos también negros llama la atención de los visitantes que pasan por la entrada de uno de los pabellones. Se trata de un modelo insignia de Toyota, que tuvo su origen en los años 50 alcanzando una tradición y prestigio mundial, que hoy evoca recuerdos en el Salón del Automóvil.  En su nueva versión, este campero 4 X 4, con motor V6 de 4.0 litros,  genera una potencia de 270 caballos de fuerza 5.600 revoluciones por minuto y torque de 380 Nm a 4.400 revoluciones por minuto. Tiene una caja de cinco velocidades y en la parte de atrás sobresalen sus farolas rojas y sus rines negros de 17 pulgadas. El diseño interior es muy funcional, con pocos detalles y muchos compartimientos. Es un carro hecho para resistir cualquier temperatura y enfrentarse a los terrenos más difíciles.

En otro extremo del Salón está la Hyundai Santa Fe, cuarta generación, una camioneta que ha estado presente por más de tres décadas en los países de América Latina, evolucionando al compás de las tendencias de mercado y a las exigencias de las nuevas generaciones. Los sensores de movimiento hacen parte de las innovaciones que incorpora esta camioneta, que incluye un sistema tecnológico, denominado Rear Seat Occupant Alert, cuya función es avisar cuando se perciben movimientos en la parte trasera, a pesar de haber cerrado con candado el vehículo. Otro de los sensores es el Safe Exit Assist, que bloquea las puertas cuando se acerca otro vehículo, para garantizar la seguridad de los pasajeros y prevenir posibles accidentes. A esto se suma el sistema de entretenimiento, la pantalla táctil y el diseño interior que la hace mucho más cómoda y confortable frente a sus antecesoras. La versión que se exhibe en el Salón del Automóvil tiene un motor V6 de 3.5 litros y  252 caballos de fuerza.

Otro ‘auto vintage’ del Salón Internacional del Automóvil es el Ford Explorer, que aparece en escena hacia finales de los años 90 y lanza una segunda generación en el nuevo milenio. Desde entonces ha venido incorporando mejoras tanto en su parte exterior como en el interior. La versión 2019, que hace parte de la quinta generación, llega con un motor turbo Ecoboost de 2.3 litros y 280 caballos de potencia. Su estética es mucho más deportiva. Cuenta con luces led, faros delanteros y unas exploradoras que dejan ver la notable evolución frente a sus antecesores.

Nissan también está presente con autos que evocan el recuerdo, como la Murano que se produce desde el año 2002 y se ha ido renovando para llegar al Salón con una nueva ‘pinta’ que llama la atención por su diseño moderno, con líneas que le dan un toque de elegancia. Su motor es un V6 de 3.5 litros, con 252 caballos de fuerza. Cuenta con rines de aluminio de 20 pulgadas y  un gran techo panorámico con rieles laterales.

El bloque de camionetas y camperos que no pasan de moda lo cierra el Suzuki Jimny, que se agotó en los primeros días de exhibición en el Salón del Automóvil. La historia de este auto en Colombia comenzó hace 50 años y ahora lleva a su cuarta generación, conservando varias de las características del carro que se vio por primera vez en 1968 como por ejemplo su diseño cuadrado y su presencia de ser un campero por excelencia. La nueva generación incorpora un motor 1.3 litros, 4 cilindros y 16 válvulas que le dan una potencia 81 caballos de fuerza.

Además de los guerreros, todo terreno, hay en el Salón del Automóvil una oferta de vehículos más pequeños cuya popularidad ha dado de qué hablar en más de una ocasión.

“Como olvidar el Topolino”, dice uno de los visitantes a la feria. “Mi abuelo tuvo uno en la década de los 30 cuando llegaron a Colombia”, añade mientras admira la evolución que ha tenido, pasando desde el 500 A, que se mantuvo hasta mediados de los 50 para evolucionar al 500 B, 500 C, 500 L y hoy al Fiat 500 X, una mini SUV de origen italiano, que conserva un diseño retro, con toques de modernidad que no pasan desapercibidos. Tiene techo corredizo en la zona delantera , exploradoras, sistema de iluminación diurna, sensores de estacionamiento, aire acondicionado manual y sistema de sonido a la altura de sus competidores.  El vehículo, que se enciende sin necesidad de llave y funciona con un motor Multiair turbo de 1,4 litros. Viene en dos versiones, una con 138 caballos de potencia y caja de seis velocidades automática o manual, según preferencia del usuario y otro con 170 caballos de potencia.

¿Qué opinas? Cuéntanos