Vende tu carro
Tecnología

Así será la cabina de los autos voladores

La propuesta integra las capacidades de la industria automotriz para desarrollar la movilidad aérea avanzada.

Así será la cabina de los autos voladores

Supernal, proveedor de servicios de movilidad con sede en Estados Unidos, presenta un concepto de cabina para un vehículo eléctrico de despegue y aterrizaje vertical, la cual plasma la visión que tiene Hyundai Motor Group para integrar las capacidades de la automoción en función del desarrollo del mercado de la movilidad aérea avanzada.

Para lograr este prototipo, Supernal se asoció con los estudios de diseño Hyundai Motor Group (HMG), con el fin de crear el concepto de cabina, mientras trabajan en certificar su vehículo eVTOL para uso comercial en Estados Unidos, a partir de 2028, en Europa se introduciría algo después.

Más allá del vehículo, Supernal colabora con socios externos y con las más de 50 filiales de Hyundai Motor Group que abarcan la industria automovilística, movilidad, construcción, robótica y conducción autónoma; con la idea de co-crear de forma responsable la amplia cadena de valor de AAM.

Aprovechamiento del diseño automovilístico

Este concepto de cabina de cinco plazas de Supernal ilustra cómo HMG aprovecha los procesos y materiales del diseño de automóviles para optimizar la experiencia de los pasajeros, a la vez que debe cumplir con las normas de seguridad más estrictas de la aviación comercial.

En conjunto, la propuesta encarna la filosofía de la biomímesis (proceso de observar, entender y aplicar soluciones procedentes de la naturaleza a los problemas humanos; en este caso, una mariposa) y los pilares de la compañía: seguridad por encima de todo, diseño centrado en el ser humano y responsabilidad medioambiental.

Para su creación, el equipo de ingenieros y diseñadores utilizó el enfoque de diseño minimalista de la industria automotriz para crear una cabina interior ligera, que se elaboró en fibra de carbono forjada.

Equipa asientos de contorno ergonómico que ofrece a los pasajeros un entorno similar al de un capullo, con consolas desplegables en los asientos que imitan las consolas centrales de los automóviles y ofrecen una estación de carga y un compartimento para guardar objetos personales.

Una combinación de luces (incluidas las luces superiores que se inspiran en los techos solares de los automóviles) se ajusta a las distintas etapas del vuelo para emular un efecto de "terapia luminosa".

La distribución de la cabina se inspira en la innovación del espacio de los automóviles, con un mamparo reducido al mínimo, que permite un generoso espacio para la cabeza.

Con la sostenibilidad como prioridad, el concepto de cabina incorpora materiales como termoplástico avanzado reforzado con fibra de carbono reciclable, cuero duradero de origen vegetal, tejido de plástico reciclado y maderas de origen responsable. El armazón del asiento también utiliza la materia prima sobrante del proceso de fabricación del fuselaje.

Luis Hernández recomienda

Cuentanos que opinas