Vende tu carro
Tips y Consejos

¿Cuándo cambiar las correas en el motor?

Una cuidadosa inspección puede determinar el cambio y evitar contratiempos en la ruta.

¿Cuándo cambiar las correas en el motor?

Los motores de los autos pueden tener varias correas (la de repartición, la del ventilador, la de accesorios, etc.). En el caso puntual de esta última, por ejemplo, tiene la responsabilidad de accionar en cada giro importantes sistemas o mecanismos, como el alternador, la bomba hidráulica o el aire acondicionado, entre otros, por lo que deben fabricarse con técnicas y materiales muy especiales.

En la actualidad, muchas de tales correas se fabrican en monómero de etileno propileno dieno (EPDM), un caucho muy especial, que ofrece mayor durabilidad, frente a las antiguas correas de cloropreno.

Los especialistas afirman que, si bien la mayor vida útil de las correas de EPDM es una ventaja, es importante saber que tales accesorios no siempre muestran el mismo nivel de agrietamientos o desgaste que las correas tradicionales, incluso cuando pueden estar a punto de fallar o aunque hayan perdido mucho material.

Entonces, para determinar el momento ideal de cambiar una correa de EPDM se deben considerar varios aspectos, los cuales repasaremos gracias a la colaboración de Impocali, representante en Colombia de las correas de las marcas Sun, Gates y NPC.

En primer lugar, el tiempo y el uso son los factores que más condicionan la idoneidad de los componentes que integran una correa de EPDM, considerando que a medida que envejecen pierden gradualmente parte del caucho, en un proceso similar al de las llantas; ello implica cambiarlas cada 4 o 5 años, o 100.000 kilómetros.

¿Qué aspectos tener en cuenta?

Para valorar el estado de todas las correas, además del tiempo y el kilometraje, la inspección visual sigue siendo fundamental; sin embargo, aparte de buscar indicios de fisuras hay que prestar especial atención a las estrías de la correa y estar atentos a alguno de los siguientes síntomas:

  • Grietas aleatorias en los canales
  • Desgarros o fragmentos de cauchos que se hayan desprendido por su accionar
  • Deshilado. Se presenta cuando parte de material de la correa se desprende de los canales y se acumula en las ranuras
  • Exceso de abrasión. Se evidencia cuando el dorso de la correa presenta un aspecto brillante
  • Separación de canales
  • Desgaste desigual de canales, debido a la intrusión de algún elemento extraño
  • Presencia de gravilla, que genera pequeños orificios visibles en el dorso de la correa
  • Estrías externas
  • El aceite y la grasa son los peores enemigos del caucho, puesto que debilitan la integración de sus compuestos, haciendo que la correa se torne blanda y esponjosa; en estos casos puede patinar, acumular calor y provocar un fallo
  • Ruptura
  • Ruidos. Si el ruido durante el funcionamiento del motor en ralentí es constate, es probable que pueda existir una alineación incorrecta. Por el contrario, si el ruido es inconstante es posible que no esté bien tensionada la correa
  • Pérdidas de material. Es preciso contar con una herramienta especializada para evaluar el desgaste de material en poleas y correas de EPDM, para determinar si se requieren cambiarse

Elkin Chávez recomienda

Cuéntanos que opinas